viernes, 20 de febrero de 2009

PIEL Y RAIZ

Inqui 8 de enero 2009

PIEL Y RAIZ

Toda tú eres para mi, todo lo mío te doy,
Vivo para ti, y tu vida mía es.
Me perteneces.
No hay espacio ni tiempo que comprenda
la ausencia del deseo.
Mi piel es para ti, con
ella te protejo de todo daño ajeno.
Nada tengo en posesión, sí una pasión ciega,
que cierra la comprensión a perderte para siempre.
Amarte sin cuartel, hasta quedarme extasiado,
vivo por ti y vivo de prestado,
embrujado por la esencia que transpiras y
por el brillo de tus ojos pardos.
Solo mirarte enloquezco, por que
no hablan de ti tus curvas, ni tus
pequeños senos, solo veo en ti
mi esencia que se entierra,
como raíces muertas,
¡qué locura ¡
sé seguro que estaré atado
hasta que mi vida de ti
quede liberada.
Los años han hecho de mi tu esclavo,
que glorioso y resignado acepto de todos modos.
Más duro sería perderte que estar en ti enraizado.
Ya sé que tu vida mía no es, y solo a ti te
pertenece.
No quieres raíces ajenas que hagan pesados
tus pasos.
Me quieres como me quieres,
pero te sobra mi piel.
No quieres piel que te asfixie,
sino que camine a tu lado.
Quieres ser libre y vivir a mi lado,
Caminando juntos sin estar atados,
que las raíces no salgan,
ni en mis pies ni en tus manos,
para no ser esclavos,
de nuestras vidas atadas.

1 comentario:

Jenny dijo...

Que bonita. Me gustaría saber a que persona va dedicada la poesia. besos.